top of page

Responsabilidades del dominante y la sumisa

Lista de responsabilidades que se derivan de las reglas ‘seguro, sensato y consensuado’ del BDSM

Woman tied to stake for BDSM whipping
Mujer atada a una estaca para ser azotada, por John Willie. Bizarre magazine. Dominio público.

Respondiendo a la pregunta de una amiga nueva en el BDSM, escribí una lista de responsabilidades del dominante y de la sumisa. Es una pregunta difícil de contestar, ya que hay muchos tipos de relaciones BDSM. Existen diferencias fundamentales entre las relaciones en las que los participantes están “en rol” todo el tiempo y el caso más común en el que los roles de dominante y sumisa sólo se adoptan temporalmente durante una sesión.

Pero sí se pueden esbozar unas obligaciones generales que se podrían aplicar a la mayoría de las relaciones. En principio, estarían basadas en las normas "seguro, sensato y consentido" que delimitan el BDSM del maltrato.

En la siguiente lista utilizo el género femenino para la persona sumisa y masculino para la persona Dominante, pero que quede claro que estos roles los pueden asumir personas de cualquier género, en cualquier tipo de combinaciones.

Responsabilidades del dominante

  1. Conocer y respetar los límites de la sumisa.

  2. Conocer las fantasías y las necesidades de la sumisa.

  3. Negociar con la sumisa la relación y las sesiones, estableciendo límites y una palabra de seguridad.

  4. Crear sesiones que satisfagan las necesidades de la sumisa, y no sólo las suyas propias.

  5. Detener las sesión y cuidar de la sumisa si ella dice la palabra de seguridad.

  6. No tomar represalias contra la sumisa por usar la palabra de seguridad.

  7. Respetar y proteger en todo momento la seguridad física de la sumisa.

  8. Abstenerse de prácticas que puedan causar daño psicológico o emocional a la sumisa.

  9. No usar el chantaje emocional ni otras formas de manipulación psicológica, a no ser que se hayan discutido, evaluado y consensuado.

  10. Proporcionar cuidados posteriores a la sumisa después de la sesión.

  11. No interferir indebidamente en la vida de la sumisa, incluyendo su entorno laboral, financiero, familiar o de amistades. No aislar socialmente a la sumisa.

  12. No espiar, acechar o violar la intimidad de la sumisa.

  13. Controlar sus propias emociones durante la sesión, evitando actuar desde la ira, los celos y otras emociones destructivas.

  14. Asumir responsabilidad si algo sale mal en una sesión, pedirle disculpas a la sumisa y hacer lo posible por remediar el daño hecho.

  15. En caso de que la sumisa sufra daño físico, ataque de pánico o cualquier otro tipo de emergencia, quedarse a su lado, ayudarla y hacer todo lo posible para remediar su situación, incluido el buscar ayuda profesional o llevarla a emergencias.

  16. Si se ha negociado el uso de castigos, usarlos de forma justa y mesurada.

  17. Respetar la privacidad, intimidad y reputación de la sumisa en conversaciones con otras personas.

  18. Si se juega por sesiones, tratar a la sumisa de igual a igual fuera de las sesiones, de forma respetuosa y amable.

  19. No usar el poder que da el rol de dominante para explotar o sacar partido de la sumisa.

  20. Interesarse por la salud, el bienestar y la felicidad de la sumisa fuera de la relación, con cariño, compasión y amabilidad.

Responsabilidades de la sumisa

  1. Negociar la relación y las sesiones con honestidad y buena fe.

  2. Hacer conocer sus límites al dominante.

  3. Conocer sus fantasías y necesidades en el BDSM, y hacérselas saber al dominante.

  4. Estar dispuesta a servir y a obedecer al dominante dentro de los límites establecidos, o a aceptar las consecuencias.

  5. Usar la palabra de seguridad cuando sea necesario para proteger su seguridad física y mental.

  6. No abusar de la palabra de seguridad como forma de manipular al dominante o dirigir la sesión.

  7. Asumir su parte de la responsabilidad si algo sale mal en una sesión por no usar la palabra de seguridad, no dejar claros los límites o no haber negociado bien la sesión.

  8. No usurpar la autoridad del Dominante dándole instrucciones durante la sesión (‘topping from de bottom’), a no ser que se haya consensuado de antemano.

  9. No usar el chantaje emocional, acusaciones infundadas de maltrato, ni otras formas de manipulación psicológica.

  10. Contribuir a los cuidados posteriores y evaluación de la sesión al finalizar ésta.

  11. Mantener a raya emociones destructivas como la ira o los celos, deteniendo la sesión si éstas se vuelven incontrolables.

  12. A no ser que la relación de dominación-sumisión sea a tiempo completo, reconocer que fuera de la sesión el dominante no actúa como tal ni es responsable de la sumisa. El trato será de igual a igual.

  13. No comportarse como sumisa en momentos o situaciones en que el dominante no ha aceptado jugar su papel.

  14. No espiar, acechar o violar la intimidad del dominante.

  15. Si se ha negociado el uso de castigos, cumplirlos de forma honesta, usando la palabra de seguridad si el castigo llega a perjudicar su seguridad física o mental.

  16. Respetar la vida laboral, financiera, familiar y de amistades del dominante.

  17. Respetar la privacidad, intimidad y reputación del dominante en conversaciones con otras personas.

  18. Interesarse por la salud, el bienestar y la felicidad del dominante fuera de la relación, con cariño, compasión y amabilidad.



0 views0 comments
bottom of page