top of page

El feminismo anti-porno, la Guerra del Sexo y el nacimiento del feminismo sexo-positivo

Una lucha de medio siglo sobre la pornografía, el sadomasoquismo y el trabajo sexual que aún persiste.

books about sex and BDSM
Nuestra biblioteca de libros sexo-positivos. Foto del autor.

En defensa del feminismo

Yo soy feminista. Sin embargo, es necesario aclarar que apoyo el Feminismo Sexo-Positivo y me opongo al Feminismo Radical.

El feminismo es uno de los movimientos sociales más justos y exitosos de la historia. En su siglo y medio de existencia

  • ha conseguido que las mujeres tengan derecho al voto

  • incorporaron a las mujeres a la fuerza laboral

  • Defendió los derechos de la mujer en el trabajo.

  • les dio acceso a todas las profesiones y al poder político,

  • les otorgó el derecho a controlar su cuerpo, su sexualidad y su reproducción

  • los defendió contra la violencia y el abuso sexual

  • entre otras cosas.

Que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres es obvio. Se deriva de los principios básicos de la justicia. También está claro que los hombres se beneficiarán de esa igualdad. Todos podemos ganar con el triunfo del feminismo.

La lucha por la igualdad no ha terminado. Queda mucho por hacer, particularmente en los países en vías de desarrollo. Pero reconocer los éxitos del pasado nos trae la esperanza de que podemos conseguir la igualdad, y que lo lograremos pronto.

El lado oscuro del feminismo

Necesitaba decir todo eso este artículo trata sobre el lado oscuro del feminismo. Nada de lo que diga aquí debe interpretarse como negar que lograr la igualdad entre los sexos es una meta digna e importante. Sin embargo, como en cualquier otra empresa humana, se cometen errores. Las personas, incluso con las mejores intenciones, secuestran movimientos sociales beneficiosos para promover objetivos nefastos.

Los años 70 fueron una década interesante, a menudo olvidada en comparación con la enorme energía y los cambios sociales trascendentales de los años 60. Muchos de esos cambios se profundizaron y se consolidaron en los años 70. Pero el amor y la positividad de los 60 se convirtieron en ira y negatividad en los 70. Y eso es lo que le pasó al feminismo.

Algunas feministas decidieron que era necesario hacer retroceder la liberación sexual de los años 60, cuando los anticonceptivos empezaron a estar a la disposición de todas, librando a las mujeres del miedo a quedar embarazadas. Ahora podían tener sexo por diversión, tal como lo habían estado haciendo los hombres. Estas feministas académicas advirtieron que la liberación sexual era un mal disfrazado. Ocultaba el hecho de que las mujeres estaban siendo explotadas por los hombres, lo que quedaba de manifiesto en tres cosas: la pornografía, el sadomasoquismo y la prostitución.

Debido a que inicialmente se centró en la pornografía, esta forma de feminismo se denominó feminismo anti-porno. Más recientemente, quienes abrazan esta ideología han elegido la etiqueta de Feminismo Radical, a pesar de que a menudo se hayan aliado con las formas más represivas de conservadurismo e intolerancia religiosa. Aunque el feminismo radical no siempre coincide con el feminismo anti-porno, esa es la etiqueta que usaré en este artículo.

Al otro lado tenemos el Feminismo Sexo-Positivo. Una mirada a la historia del feminismo en los últimos 50 años nos revela que ha estado dividido entre estos dos campos. Algunos argumentarán que esta división fue un fenómeno exclusivo de la segunda ola del feminismo. Yo solía pensar que sí, pero después de leer artículos y comentarios en contra de la pornografía y el trabajo sexual, llegué a la conclusión de que la Guerra feminista sobre el sexo continúa hoy en día. Incluye guerras contra el coito, la pornografía, el BDSM, el trabajo sexual y las mujeres trans.

La guerra contra el coito: ‘la penetración es violación’

La cita "la penetración es una violación" se atribuye a Andrea Dworkin, una famosa feminista radical, en su libro Intercourse. Más tarde negó haber escrito eso, pero usó un lenguaje tan complicado que puede interpretarse de cualquier manera. Pero no importa, porque algunas feministas radicales siguen afirmando hasta el día de hoy que la penetración es una violación. Otras se enredan en nudos retóricos al respecto.

¿De dónde viene esta afirmación tan extrema? Las feministas radicales ven las relaciones sexuales con pene en vagina como un acto de dominación de las mujeres por los hombres. Alternativamente, afirman que son los hombres quienes ven la penetración como un acto de dominación. No importa lo que piensen los hombres, porque no se les da voz en el asunto. Las feministas radicales saben mejor que nadie lo que hay dentro de la cabeza de los hombres.

El rechazo al coito comenzó como una crítica a la idea de Freud de que era un signo de sexualidad madura, mientras que el sexo oral y el sexo anal denotaban estar estancados en alguna etapa de la infancia. El psicoanálisis no se basa en observaciones empíricas, por lo que tiene muchas ideas inventadas como esa. Las feministas radicales se aferraron a esto y tomaron la posición opuesta. Para ellas, el único placer políticamente correcto para las mujeres era el del clítoris, ya fuera como masturbación o como sexo oral. Los hombres prefieren la penetración porque les da placer a ellos, no a la mujer. O quizás porque quieren relegar a la mujer a una función reproductiva. Las mujeres que disfrutan follando deben que ser reeducadas en tipos de sexualidad que no sirvan para apaciguar el deseo masculino.

La guerra contra la pornografía

Las feministas radicales condenan la pornografía argumentando que está al servicio del placer de los hombres e implica la explotación de las mujeres. Para ellos, la actriz porno es una mujer explotada, llevada a realizar este tipo de trabajo por circunstancias sociales que la empobrecen. Argumentan que la sexualidad de las mujeres es tal que si realmente pudieran elegir, las mujeres nunca expondrían sus cuerpos para el placer de los hombres. Por supuesto, los hombres también aparecen en el porno, pero al Feminismo Radical los hombres sólo le preocupan a la hora de atacarlos.

En los años 70, la actividad principal del Feminismo Radical fue iniciar campañas para prohibir y castigar la pornografía, aliándose en muchos casos con la derecha más reaccionaria en pos de este objetivo.

Estos argumentos en contra de la pornografía han sido superados hoy en día, ya que la actitud de las mujeres sobre ella ha sufrido un cambio profundo. Mientras que en los años 70 las mujeres apenas veían porno, su consumo ha ido en constante aumento. Por lo tanto, ya no es cierto que el porno sea exclusivamente para el placer de los hombres.

Aún más sorprendente fue el tremendo aumento de la pornografía amateur realizada por mujeres. Al contrario de lo que afirman las feministas radicales, muchas mujeres son exhibicionistas que disfrutan mostrando su cuerpo y siendo observadas en actos sexuales. En Felife.com, por ejemplo, puedes encontrar miles de fotos de desnudos y vídeos de sexo publicados por mujeres. Recientemente, muchas mujeres jóvenes buscaron monetizar su exhibicionismo publicando sus vídeos en lugares como OnlyFans. Esto ha diluido la frontera entre exhibicionismo y trabajo sexual. Por lo tanto, la pornografía no explota a las mujeres. Puede verse como otra forma en que las mujeres expresan su sexualidad.

La guerra contra el sadomasoquismo

Para el Feminismo Radical, el sadomasoquismo es la demostración más clara de que la sexualidad masculina está llena de violencia hacia la mujer. Según él, mientras que la mayoría de los hombres reprimen sus instintos violentos, los sadomasoquistas actúan abiertamente sobre ellos. Degradan, maltratan y humillan a sus ‘víctimas’ y, por extensión, a todas las mujeres.


Las feministas radicales pasan por alto el hecho de que un número considerable de hombres son masoquistas o sumisos. Por el contrario, muchas mujeres son sádicas o dominantes. Hombres y mujeres también pueden ser alternar entre los roles de dominantes y sumisos.

El Feminismo Radical trató de explicar el hecho de que muchas mujeres practican el BDSM con entusiasmo diciendo que han interiorizado la violencia sexual del hombre. También postulan que las mujeres pueden estar recreando la violencia que han sufrido en el pasado. Explican la sumisión masculina como una respuesta de algunos hombres a los sentimientos de culpa generados por su propia violencia sexual. Todo esto apesta a paternalismo y condescendencia. Las feministas radicales presumen de conocer la mente de los practicantes de BDSM mejor que ellos mismos.

Estas explicaciones son rechazadas enérgicamente por la comunidad BDSM. La investigación científica muestra que BDSM es saludable y diferente de la violencia. Un estudio mostró que los practicantes de BDSM eran tan saludables mentalmente como la población general. Una encuesta de 975 hombres y 1046 mujeres en los EEUU mostró que más del 30% se había dedicado al spanking, el 20% al bondage y el 13% a latigazos, y que el 8% había asistido a fiestas BDSM.

Cada generación descubre el BDSM a través de su propia película. Fue Historia de O en los 70, Nueve Semanas y Media en los 80, Secretaria en los 2000 y 50 Sombras de Grey en los 2010. Con cada uno, la aceptación social de BDSM aumentó constantemente. El sadomasoquismo se ha vuelto tan popular que ha pasado de ser el objetivo más claro de las feministas radicales a ser un tema que prefieren evitar.

La guerra contra la prostitución

Derrotadas en los frentes del coito, la pornografía y el BDSM, las feministas radicales se centraron en la prostitución. Ven a la prostituta como una mujer explotada que nunca elegiría ese trabajo si no se encontrara en una situación de extrema pobreza o incluso de esclavitud. Han logrado un gran éxitos con su implacable identificación de la prostitución con el tráfico sexual.

Sin embargo, la narrativa contra el tráfico sexual es un mito creado para apoyar las leyes contra la prostitución. Nos dice que las mujeres en los países pobres son secuestradas a la fuerza, vendidas por sus familiares o engañadas por un proxeneta, y luego llevadas a un país desarrollado para ser prostituidas. La serie de Netflix Sky Rojo es un buen ejemplo de esta narrativa. Le roba la voz a las trabajadoras sexuales que intentan hablar por sí mismas a través de sus propias organizaciones.

La realidad es mucho más compleja y en gran parte desconocida. Casi no existen estudios sobre el porcentaje de prostitutas que son traficadas sexualmente, probablemente porque son suprimidos para que no revelen verdades inconvenientes. El único estudio que pude encontrar fue el de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, que muestra que alrededor del 20% de las prostitutas en Europa podrían ser consideradas víctimas de explotación. Pero incluso ese 20% no son las esclavas sexuales que se les supone ser. La realidad subyacente es la de millones de mujeres en países pobres que viven en condiciones tan inseguras y miserables que harían cualquier cosa por emigrar a Europa o Estados Unidos. Una vez aquí, algunas recurren a la prostitución para sobrevivir o para pagar las deudas contraídas para entrar ilegalmente en el país.

Claro que hay trata de personas, pero en vez de mujeres secuestradas, se trata de gente dispuesta a gastar todos sus recursos y arriesgar su vida para llegar a nuestros países ricos. Y claro que existe la explotación de la mujer, pero no se limita al sexo. Las mujeres inmigrantes trabajan en condiciones infrahumanas en la industria de la confección, como criadas, limpiadoras, etc. El trabajo sexual sólo resulta diferente en la visión puritana de que existe algo sagrado en el sexo. Deberíamos preocuparnos más por el sistema mundial de injusticia económica que por la narrativa titilante del tráfico sexual.

En cualquier caso, la mejor forma de evitar la explotación sexual es despenalizar el trabajo sexual. Esto daría a estas mujeres la misma protección que a cualquier otro trabajador. También ayudaría a identificar y proteger a quienes lo hacen de forma involuntaria.

El mayor éxito del feminismo radical contra la prostitución está en el Modelo Nórdico, llamado así porque fue adoptado inicialmente en Suecia, Noruega e Islandia. Más tarde fue recogido por Canadá, Francia, Irlanda e Israel. Consiste en la criminalización de los clientes y no de las propias trabajadoras sexuales. Amnistía Internacional se opone a él. Se considera que este modelo ha tenido éxito porque ha producido una disminución de la prostitución en estos países. Pero, en ese sentido, no es diferente a la prohibición normal como la de los EEUU. Las trabajadoras sexuales argumentan que con este modelo aún se las persigue y se las obliga a realizar actividades de alto riesgo. De forma similar, las leyes SESTA/FOSTA aprobadas en 2018 en los EEUU redujeron sustancialmente la seguridad de las trabajadoras sexuales, al eliminar las formas en que podían contratar a sus clientes por la internet.

Hoy en día, las prostitutas se han organizado en muchos países para combatir la actitud paternalista de las feministas radicales. En años posteriores han aparecido muchas formas nuevas de trabajo sexual: escorts, sugar babys, dominatrices profesionales y dominación financiera. Ya no está claro lo que es prostitución y lo que no lo es.

La guerra contra las mujeres trans

Detrás de todas estas ideas anti-sexo, hay un trasfondo de desprecio por la sexualidad masculina, incluso de odio hacia los hombres. La sexualidad masculina se considera inherentemente dominante y violenta y, por lo tanto, dañina para las mujeres. También hay una pizca de la idea conservadora de que la sexualidad de los hombres debe ser confinada al matrimonio.

Cuando la transexualidad pasó a primer plano en la década de 2000, un grupo de feministas radicales declaró que las personas que hacían la transición de hombre a mujer no eran mujeres. Querían excluirlas de los espacios de las mujeres y negarles los beneficios de la legislación sobre los derechos de las personas transgénero. La bloguera Viv Smythe popularizó el término Feminismo Radical Exclusivo de las Trans (TERF), que ha ganado una amplia aceptación. En 2020, el Partido Feminista de España, una organización feminista radical, fue expulsado de Unidas Podemos (que ahora gobierna con los socialistas) por su ideología TERF.

La contraofensiva: el nacimiento del Feminismo Sexo-Positivo

La oposición al Feminismo Radical comenzó a fines de la década de los 70s y principios de la de los 80s en la costa oeste de los Estados Unidos. La periodista feminista Ellen Willis fue una de las primeras en denunciarlo por su puritanismo, autoritarismo y el ser una amenaza a la libertad de expresión. La polémica se extendió rápidamente. Sin embargo, el Feminismo Radical logró una importante victoria en octubre de 1980. La National Organization for Women (NOW, la organización feminista más importante de EEUU) adoptó su ideología al declarar que los 'Cuatro Grandes' — pedofilia, pornografía, sadomasoquismo y sexo en público— son actos de explotación, violencia, e invasión de la privacidad.

Sin embargo, los sadomasoquistas se habían estado organizando. La Sociedad Eulenspiegel de Nueva York apareció en 1971 y la Sociedad de Janus de San Francisco en 1974. Samois era un grupo de lesbianas BDSM que se escindió de la Sociedad de Janus. Incluía al famoso escritor Patrick Califia (entonces Pat Califia). Un grupo de feministas radicales de San Francisco, “Women Against Violence in Pornography and Media” (WAVPM), atacó a Samois y organizó piquetes en su contra. Las lesbianas de Samois no se acobardaron y comenzaron las primeras batallas de la Guerra del Sexo. Durante los años 80, aparecieron nuevas organizaciones BDSM en las principales ciudades estadounidenses: Black Rose en Washington, DC, Threshold en Los Ángeles, y People Exchange Power en Houston.

Fue una lucha larga y difícil, que se prolongó durante los años 80s y persiste hasta hoy en día. Las feministas radicales disfrutaron del respaldo de NOW y del apoyo de los departamentos feministas de muchas universidades estadounidenses. Sin embargo, las feministas sexo-positivas tuvieron más éxito en comunicarse con el público en general. Su mensaje estaba más en sintonía con el espíritu estadounidense de libertad. Feministas sexo-positivas como Carol Queen, Susie Bright, Judith Levine y Patrick Califia escribieron libros divertidos y populares, llenos de anécdotas sexys, mientras que los libros de las feministas radicales eran aburridas diatribas en jerga posmoderna. Tiendas como Good Vibrations popularizaron los juguetes sexuales para mujeres. Hoy en día, podcasts como Savage Lovecast promueven una cultura sexo-positiva por todo el mundo.

¿Acabará alguna vez la Guerra del Sexo?

La mayoría de los jóvenes de hoy nunca han oído hablar de la Guerra del Sexo y la lucha entre el Feminismo Radical y el Feminismo Sexo-Positivo. Ambos tipos de feminismo comparten muchos objetivos (anticoncepción, derecho al aborto, protección de las mujeres contra la violencia, leyes laborales justas), pero sus diferencias en cuestiones de sexo son tan profundas que bien podríamos hablar de dos feminismos diferentes. Mucha gente apoya a uno mientras se opone rotundamente al otro.

Aunque la cultura sexo positiva apareció dentro del feminismo, ahora se ha convertido en un movimiento propio al unirse a movimientos LGTB, organizaciones BDSM y otras formas de sexualidad alternativa. Muchas personas dentro de estos movimientos no pueden coexistir con las feministas radicales.

El feminismo radical se está volviendo cada vez más impopular, pero aún avanza en sus objetivos disfrazándose de feminismo normal. Las feministas radicales están en posiciones de poder: en los medios de comunicación, como profesoras de estudios feministas en las universidades, como funcionarias de alto rango en el gobierno. Por ejemplo, en 2018, las trabajadoras sexuales en España intentaron sindicalizarse para defender sus derechos, formando el sindicato OTRAS. El sindicato fue declarado ilegal por Magdalena Valerio, ministra de Trabajo del gobierno interino socialista. Las socialistas españolas del PSOE —actualmente en el poder— han adoptado la ideología 'abolicionista' del Feminismo Radical, que propone la prohibición del trabajo sexual.

Las feministas a menudo barren la alfombra sus diferencias con las feministas radicales, lo que obstaculiza el progreso en asuntos sexo positivos. Para evitar la confrontación, se forjan posiciones intermedias. Por ejemplo, se pretende que hay buenos y malos tipos de pornografía. En el coito, ignoran la multiplicidad de orgasmos femeninos y defienden la supremacía del clítoris. Las trabajadoras sexuales son perseguidas por la ley. Las mujeres trans son marginadas.

Las feministas radicales no están suavizando su posición, la están endureciendo. Durante un tiempo, su odio por los hombres se mantuvo encubierto como un vago desprecio por la sexualidad masculina. Pero ahora está saliendo a la superficie. Ya no evitan el discurso de odio, como decir que "los hombres son basura" o incluso declarar abiertamente que odian a los hombres. Esperemos que la Guerra del Sexo no se conviertan en una Guerra de los Sexos. Mientras tanto, los conservadores se ríen de la división entre los progresistas y preparan la Segunda Venida de Trump atrayendo el voto delos hombres que no soportan ser despreciados por el Feminismo Radical.

El feminismo nunca se trató de que las mujeres lucharan contra hombres, y mucho menos de odiar a los hombres. Se trataba de progresistas, mujeres y hombres, luchando contra el patriarcado. El patriarcado no son los hombres. Es “un sistema social en el que los hombres ostentan el poder primario y predominan en roles de liderazgo político, autoridad moral, privilegio social y control de la propiedad” (Wikipedia). Aunque ese sistema oprime principalmente a las mujeres, a la larga tampoco beneficia a los hombres. Cuando empezamos a identificar el patriarcado con los hombres, los valores fundamentales del feminismo se pierden.

En una guerra de la mitad de la humanidad contra la otra mitad, no puede haber ganadores.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page