top of page

¿Qué haría España en la situación de Israel?

¿Cómo reaccionaría Europa ante un ataque del terrorismo islámico en su territorio?


Mapa mostrando la localización de Ceuta y Melilla en el norte de África.
Mapa mostrando la localización de Ceuta y Melilla en el norte de África. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ceuta-melilla.png

El 7 de octubre de 2025, fuerzas de la Yihad Islámica entran en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, situadas en la costa del norte de África junto a Marruecos.

Rápidamente abruman a la Guardia Civil y a la Policía Nacional y asaltan a la población, matando a civiles españoles, incluso niños, y violando a numerosas mujeres de las formas más espantosas. Otras personas son secuestradas y llevadas a escondites en Marruecos para ser retenidas como rehenes. Las guarniciones militares de ambas ciudades tardan en reaccionar. Sólo logran defender sus cuarteles.

Los terroristas publican vídeos que los muestran sonriendo mientras matan, mutilan y violan. Al verlos, la población de España se lanza a las calles en manifestaciones indignadas.

El momento y el método de la operación han sido elegidos intencionadamente. Siguen el modelo de los ataques del 7 de octubre de 2023 contra Israel por parte de Hamás, que ahora las organizaciones islámicas consideran un gran éxito.

Afirmando querer restablecer el orden en ambas ciudades, el ejército marroquí entra en ellas, rodeando las guarniciones españolas. El gobierno español del socialista Pedro Sánchez duda lo que hacer. Finalmente, exige que el ejército marroquí se retire del territorio español. Mohammed VI, rey de Marruecos, afirma que su ejército está allí para mantener la paz y se niega a moverlo.

España declara la guerra a Marruecos e invoca el artículo 5 de la OTAN.

Donald Trump, recién reelegido presidente de los Estados Unidos, se pone del lado del rey de Marruecos, afirmando que la presencia del ejército marroquí es necesaria para restablecer el orden en las ciudades invadidas.

El gobierno del Reino Unido, recordando cómo reaccionaron los españoles ante la invasión argentina de las Islas Malvinas en 1982, lo denomina como “guerra colonial” y se niega a responder.

Las naciones de la Unión Europea dudan sobre cómo actuar. Los países de Europa del Este todavía están inmersos en la guerra en Ucrania y no quieren abrir otro frente.

Finalmente, Francia acude en ayuda de España.

Una armada conjunta hispano-francesa se enfrenta a la marina marroquí que bloquea el acceso a las ciudades. La fuerza aérea superior de ambos países hunde varios buques marroquíes. Otros barcos huyen a puertos marroquíes. No se los persigue.

Soldados españoles y franceses desembarcan en Ceuta y Melilla. Se produce una sangrienta batalla puerta a puerta. Dura varios días, con numerosas bajas en ambos bandos.

Finalmente, las fuerzas de la Yihad Islámica se reagrupan en el lado marroquí de la frontera. El ejército marroquí les da refugio.

Ante una manifestación de millones de ciudadanos marroquíes, Mohammed VI declara que la guerra es una yihad santa para reconquistar territorios islámicos. La prensa europea debate si esto incluye a España, que fue conquistada por el Islam en la Edad Media. La guerra de Reconquista contra los moros que duró 500 años todavía está en el ADN español. Pero la colonización de Marruecos por España y Francia durante los siglos 19 y 20 está aún más reciente en la memoria de los marroquíes.

La guerra provoca una crisis de gobierno en España, que acaba por socavar la coalición entre los socialistas del PSOE y el partido de izquierda Sumar. Este último sostiene que España debe buscar la paz abandonando Ceuta y Melilla, a las que califica de “colonias”. El partido conservador Partido Popular y el partido de extrema derecha Vox quieren una guerra total con Marruecos. El PSOE pierde el poder y se convocan elecciones. El Partido Popular y Vox prometen vengar las ofensas contra España por parte de Marruecos y los terroristas a los que apoya.

Aprovechando el revuelo de las elecciones españolas, la marina marroquí invade la isla de Lanzarote, la más oriental de las Islas Canarias.

Temerosos de que los marroquíes invadan todo el archipiélago canario, Alemania, Italia y otras naciones de la Unión Europea deciden finalmente responder a la invocación del artículo 5 de la OTAN y unirse a España y Francia en la guerra contra Marruecos. Una vez más, varios barcos marroquíes son hundidos por submarinos europeos. La marina marroquí se ve obligada a retirarse de las Islas Canarias, pero una parte importante de su ejército se queda ocupando Lanzarote. Los europeos bloquean la isla.

El Partido Popular consigue la mayoría absoluta en las elecciones españolas.

Con el gobierno en sus manos, el Partido Popular lanza un ataque total contra Marruecos desde Ceuta y Melilla. Las fuerzas aéreas europeas bombardean implacablemente las ciudades de Tánger, Tetuán y Nador, que luego son invadidas por tierra. Para reducir las bajas entre los ejércitos europeos, formados por voluntarios europeas, las ciudades son arrasadas sin piedad. La Yihad Islámica y las fuerzas guerrilleras marroquíes libran una guerra urbana mortal. Los españoles, enfurecidos, no se preocupan demasiado por las bajas civiles marroquíes.

La propaganda del gobierno marroquí infla sus bajas. Pronto superan los 100,000.

El mundo islámico reacciona con indignación. En Egipto, Arabia Saudita, Jordania, Irak, Yemen, Irán y muchos otros países hay llamadas a una santa yihad contra los invasores cristianos de Marruecos. Empiezan a enviar armas y soldados a Marruecos. Tienen que hacerlo por tierra, porque cualquier barco que transporte soldados en el Mediterráneo es rápidamente detenido o hundido por buques de guerra de la OTAN. Lamentablemente, también lo son los barcos que transportan ayuda humanitaria a Marruecos desde países islámicos. En los hospitales no hay suficientes alimentos ni medicinas para atender a las numerosas víctimas marroquíes. Las Naciones Unidas declaran una crisis humanitaria.

La Rusia de Putin brinda su apoyo a Marruecos. Xi Jiping ofrece la mediación de China para detener la guerra. Aboga por ceder Ceuta, Melilla y Lanzarote a Marruecos. Es una propuesta inaceptable. España y los europeos ni siquiera se molestan en sentarse a negociar.

¿Por qué iban a hacerlo? Están ganando la guerra. Pronto Marruecos se verá obligado a negociar, o quedará completamente destruido.

Tras varios meses de bloqueo, hay hambruna en Lanzarote. Tanto los civiles españoles como los soldados marroquíes están muriendo como moscas. Finalmente, los soldados marroquíes acceden a rendirse, con la condición de que se les conceda la ciudadanía española. Mohammed VI ha prometido ejecutarlos si regresan a Marruecos. El gobierno español accede a sus demandas pero, cuando su ejército entra en Lanzarote, confina a los soldados marroquíes en campos de prisioneros improvisados dentro de la isla desértica.

La islamofobia está fuera de control en Europa, especialmente en España y Francia. Se incendian mezquitas y negocios de propiedad musulmana. Se ataca a los musulmanes en los suburbios de París, Marsella, Barcelona y Madrid. Finalmente, los gobiernos español y francés optan por la detención masiva de musulmanes, confinándolos en campos de concentración. Alemania duda al principio, pero luego hace lo mismo.

Hay manifestaciones en todo el mundo contra la matanza europea en Marruecos. En particular, la izquierda estadounidense se mantiene firme en su oposición a la “nueva guerra colonial”. Apoya la decisión de Trump de no involucrarse.

Hay una votación en las Naciones Unidas pidiendo un alto el fuego en Marruecos. La mayoría de las naciones lo apoyan, incluidas Rusia y China. Para disgusto de los españoles, Venezuela, Nicaragua, México, Cuba, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina votan en contra. Estados Unidos y el Reino Unido se abstienen, así como Chile, Uruguay, Paraguay, Perú y Colombia. Francia bloquea la resolución en el Consejo de Seguridad.

En represalia contra Europa, Egipto cierra el Canal de Suez. Todos los barcos se ven obligados a rodear África. El comercio internacional sufre, lo que provoca una inflación altísima. Especialmente en Europa.

La administración Trump comienza a dudar de su decisión de mantenerse al margen del conflicto. Impulsado por la oligarquía económica estadounidense, finalmente accede a responder al artículo 5 de la OTAN, pero sólo para reabrir el canal de Suez.

La OTAN decide invadir Egipto para hacerse con el control del canal de Suez. Piden a Israel que les permita utilizar su territorio para montar un ejército para invadir la península del Sinaí en Egipto.

Israel se niega, argumentando que tiene un trato de paz con Egipto desde hace tiempo que no quiere incumplir.

Además, cuando Israel se encontraba en una situación similar el año anterior, ¿qué hicieron España y los europeos?

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page